Algo

Entonces llegó una amiga de mamá y mamá abrió la puerta de casa y dijo que se le estaba quemando la comida y se fue corriendo a la cocina y la amiga de mamá también se fue corriendo detrás de ella y, claro, la puerta se quedó abierta. Mamá siempre dice que no hay que dejar abierta la puerta porque podría entrar alguien y llevárselo todo y yo no sé quién va a entrar que pueda llevarse todo lo que hay en casa; de todas formas fui corriendo a cerrar la puerta que había dejado abierta mamá pero él ya había entrado y él no era alguien porque alguien es una persona mayor o no tan mayor, pero él no era alguien, él era algo, así que no entró alguien, entró algo, y yo fui corriendo a la cocina y se lo quise decir a mi mamá pero mi mamá estaba sacando las croquetas de la sartén, me encantan las croquetas, sobre todo frías, y mamá le estaba contando a la amiga que el sábado había estado en una gran superficie y yo le trataba de decir a mi mamá que algo se había colado en casa, que yo había cerrado la puerta de la calle pero que algo ya estaba dentro, pero mamá no me hacía caso venga a hablar con su amiga de la gran superficie y apártate que te va a caer el aceite hirviendo encima, anda, vete a tu cuarto a jugar un rato y yo me fui a mi cuarto pero no a jugar, me fui a mi cuarto porque algo se había metido allí.

Eso ocurrió hace muchos días y algo sigue aquí, y aunque se lo he querido decir muchas veces a mi mamá, ella siempre me dice que no diga tonterías y también se lo he dicho a mi papá, pero papá siempre dice claro hijo y sigue mirando la televisión. Algo es como un armario, tiene unos brazos largos y peludos y una boca como la de esos osos que comen hormigas que un día vi con mi papá en la televisión. Y algo me ha dicho que una vez que ha entrado en una casa no se puede ir hasta que no seca a los mayores, y yo le dije que por qué no los metía en la secadora de mamá, o que los colgara en la cuerda de la ropa y algo se rió y una noche me llevó al cuarto de mis papás cuando ya estaban durmiendo para que viera como secaba a los mayores y a mí me hizo mucha gracia ver cómo de los ojos de algo salían una especie de medusas que saltaban sobre las cabezas de papá y de mamá, y es verdad que mis papás cada día están más secos, lo malo es que, cuando los seque del todo, algo se irá y ya no jugará conmigo y no nos reiremos más de mis papás.

De mi libro “Microbios” (2004): DESCARGAR GRATIS AQUÍ

algo

 

Celebración de la primavera

1
Sonríen tus piernas con sonrisa clara,
sonríe tu pelo con sonrisa alada,
sonríes toda tú con sonrisa de mala.


2
Cabellera negra, espesa,
para lavarla con parsimonia,
para peinarla hasta volverla seda
y ocultarme en ella una vida entera.


3
Pies pequeños,
redondos,
de dedos cariñosos,
llenos de vida,
que se alegran
o se entristecen
según el día,
que ríen
si les hago cosquillas,
que se enfadan
si los piso,
que ronronean
si los acaricio,
pies de niña pequeña,
con chispa,
que morirían en la cárcel
de un zapato de tacón alto
y punta fina.


4
Mis ojos desnudan lo que permanece oculto por tu ropa interior,
escucho tu respiración entrecortada de jadeos,
enredado en tu pelo huelo tu cuello de hembra en celo,
me esmero en la caricia como el restaurador en su lienzo
y bebo un agua hecha de todas las flores en tu cuenco.


5
Como un eremita en el desierto,
así me siento ante tu cuerpo
tendido a la luz plana
de una tarde rosácea y malva,
absorto en el movimiento
de duna de tus caderas,
en tu suave oscilación de palmera,
en tu respiración de arena.
Te recorro parsimonioso
como el tuareg sobre su camello,
ruedo por tu espalda
como un diminuto grano de arena
y creo que es un espejismo
lo que veo allí abajo.
Soy el sediento
que se sacia en tu oasis
cuando te tumbas sobre tu espalda
y abres las piernas
y en tu frente sale la luna llena
y me miras como miran
las estrellas a este planeta.


6
La serpiente agazapada espera
mientras tu fruta prohibida
se deshace en mi boca.


7
Quisiera tenerte tendida junto a mí,
desnuda para mis besos,
en esta tarde de junio
de golondrinas al viento.
Te besaría los labios,
te comería la boca,
jugaría con tu lengua
hasta volverla loca.


8
Entro en el bosque de tu pelo
y allí me quedo,
enredado en su olor a resina
y a manantial fresco,
mis manos tornean tus hombros
como el alfarero sus cuencos
mientras mi lengua recorre tu nuca
como un caracol lento,
mis ojos dibujan tu espalda,
cada centímetro del deseo,
resbalo por ella hacia ese culo
respingón y prieto
y en ese pozo me hundo sediento.


9
Noche de aquelarre,
bosque encantado,
fuegos danzando,
nuestros cuerpos desnudos
que surgen desde las raíces
y vuelan hacia lo alto.


10
Ciudad de mis apetencias más íntimas,
me adentro en ti como en zona prohibida,
paseo moroso por las avenidas de tus piernas,
me reconcilio con mis miedos en tus caderas,
me pierdo en el tráfico de tu espalda
por donde transitan todas mis fantasías.
El neón de tus hombros me encandila,
entro en callejones sin salida,
de donde me sacas con tu risa.
Hay hombres y mujeres en tus esquinas,
niños que juegan con globos
y mimos que me enseñan
el abecedario de los locos,
Hay un tren que te viaja por dentro
y que transporta todos tus vértigos.
Se encienden las farolas cuando me miras
y en tu cuerpo me quedo
como en un parque de atracciones
lo haría un niño pequeño.

celebración de la primavera

Factoría Micro: Propuesta 6 y 7

Microrrelatos, micropoesías, miradas diversas, diferentes formas de contar. Todo ello en Factoría Micro.

Aquí os dejo los enlaces a los microrrelatosy micropoemasde la Propuesta 8 y 9 de Factoría Micro (microrrelato y micropoesía)publicados en Arte-Factor. Y la foto, subida por Elisabet Martínez Ortiz, que ha servido de desencadenante de estos textos.

Factoría Micro Propuesta 8 y 9 (8)

https://www.arte-factor.org/factoria-microrrelatos-8-parte-1/

https://www.arte-factor.org/factoria-microrrelatos-8-parte-2/

Factoría Micro Propuesta 8 y 9 (9)

https://www.arte-factor.org/factoria-microrrelatos-9-parte-1/

https://www.arte-factor.org/factoria-microrrelatos-9-parte-2/

Factoría Microes un grupo de Facebook en el que puede participar el que quiera, pues es público y abierto.

Las reglas de juego de este grupo son:

  1. Un tema al año. Este: “Ventanas indiscretas”.
  2. Los días 1 y 15 de cada mes publicaremos una fotografía como desencadenante.
  3. Puedes participar con un microrrelato o micropoesía cada 15 días. Solo un texto por persona.
  4. Extensión máxima 35 palabras, sin contar el título. Y tu nombre o seudónimo al final.
  5. Al final de cada quincena, todos los textos aportados se publican en la https://www.arte-factor.org/

Gracias, Raúl, por la publicación de los micros en https://www.arte-factor.org/

Gracias, Elisabet, por la selección tan sugerente de fotos.

Gracias a todos los participantes por compartir vuestros escritos con tanta generosidad.