4 Comentarios

    1. Gracias, Marisol, ¿Seré un hombre de pocas palabras? ¿O la forma de vacunarme contra el ruido de la charla vana que dicen los budistas? Un besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *