Bravas arriban las olas (La mirada del barrendero)

Bravas arriban las olas
muro de líquida piedra
desde el que ruge la fiera
con sus mil bocas de arena.
Tan bravas llegan las olas,
nadie se atreve con ellas,
ni la espuma ni gaviotas
ni siquiera las estrellas.
Rompen las ruidosas olas
y callan hasta las horas,
a ese infierno de las aguas
ni las sirenas se asoman.
Mañana nos tocará
acarrear muchas bolsas
llenas con todas las algas
que hoy alfombran Calahonda.

La mirada del barrendero 15

“La mirada del barrendero”

En un pueblo costero de Málaga, Nerja, un barrendero barre en silencio y observa a esos seres humanos con los que nos cruzamos a diario y en los que apenas reparamos; mientras posa su mirada en unos objetos que, por cotidianos o desechados, ignoramos.

Un barrendero, testigo de amaneceres de ensueño, hecho a los calores del verano, las lluvias y los intempestivos vientos, que contempla la naturaleza como un ente vivo que nada tiene que ver con el paisaje de fondo de nuestros selfies.

Una mirada, la suya, limpia, libre de toda patraña, que no analiza ni separa, que solo vislumbra y calla; una mirada que contempla lo visible y a lo invisible se encauza, que con todo se maravilla, que no rechaza nada y se funde con la vida, como nos dice él mismo en uno de sus poemas.

Una forma de contemplar que nos incita a descubrir lo maravilloso en el corazón mismo de lo inmediato y que nos hace vislumbrar el misterio que hay encerrado  en todo, por insignificante que parezca.

Una invitación a mirar con amor todo lo que nos rodea, pues es justamente en esa mirada, alejada de nuestros fines egoístas y que entra en comunión con el Alma del Mundo, donde reside la auténtica belleza.

Una poesía visual, musical y con un lenguaje sencillo que huye del artificio literario. Unos versos que fluyen como fluye un río.

Puedes adquirir “La mirada del barrendero”, en formato electrónico o en papel, en el siguiente enlace: https://amzn.to/3e69tTQ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.