Casi un tango

No cedas al deseo,
olvida esos ojos,
olvida ese beso,
olvida ese fuego.

No cedas al deseo,
no juegues ese juego,
congela ese momento,
entrégaselo al viento.

Despierta de ese sueño,
preserva ese amor,
disfrútalo en silencio,
el resto solo es tiempo.

Tiempo para olvidarme
de ese deseo en tus ojos,
de ese fuego en tu beso
y de este loco sueño.

casi un tango

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *