Cobaya

Primero fue la alopecia, luego una piorrea que le dejo mellados los dientes, a continuación una alteración metabólica que le llevó a los ciento setenta kilos de peso en cuestión de semanas, la hidrofobia le impedía lavarse en condiciones y el hedor era insoportable, se le habían caído las uñas y se le había escamado la piel, tenía la cara llena de ronchas y pústulas, los ojos se le vidriaron, la pirula amenazaba con caérsele a cachos, padecía de aerofagia y halitosis, y todo por aceptar aquel puesto en el Departamento de Microbiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Qué carrerón, había pensado su mujer cuando le nombraron director de dicho Departamento.

De mi libro «Microbios» (2004): DESCARGAR GRATIS AQUÍ

cobaya

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *