4 Comentarios

    1. Ante el gregarismo y el ruido imperante en esta sociedad, cada vez amo más la soledad y el silencio. Un abrazo, Marisol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *