Ella

Lo que más me gusta de ella es que me entiende sin palabras, no hace falta que le diga nada, ella me adivina, me sabe, me acoge, me conoce como no me ha conocido nadie, me conoce como solo conoce Dios, sin preguntas sin respuestas sin juicios ni prejuicios ni consejos ni matracas ni monsergas, me sabe del derecho y del revés, conoce mis lágrimas y mis risas, mis perversiones, mis sueños y mis pesadillas, sabe lo que siento, lo que callo, sabe hasta dónde he estado por el olor de mi pelo, la abrazo si estoy triste, la aparto si me estorba y no protesta, la golpeo con furia cuando estoy enfadado y ella se deja, es la compañera ideal, la que siempre está ahí, la que nunca me falla, a la que puedo dejar cuando quiera, a la que regreso cuando me apetece, es muy barata, apenas necesita nada, una funda limpia de vez en cuando como cualquier almohada.

De mi libro “Microbios” (2004): DESCARGAR GRATIS AQUÍ

ella

4 Comentarios

  1. Te doy toda la razón para escribir bien solo hay que tener una imaginación limpia y sencilla como la tuya. Que también es un don.
    Me ha encantado

    1. Gracias, Guille. Todo es un puro juego creativo. La imaginación es una facultad que cuanto más se entrena, mejor funciona. La tenemos todos, pero muchos dejan de cultivarla a temprana edad y se les atrofia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *