La sopa

Corría el tipo la bajo la lluvia con un paraguas roto, el agua le había calado hasta los huesos y terminó hecho una sopa, es una metáfora, claro, pero cuando entró en el Mercadona, con la única intención de guarecerse del chaparrón, se cruzó con una dependienta que no entendía de metáforas y que rápidamente lo colocó en la estantería de los caldos y las sopas. Llegó una rubia despampanante y lo echó al carro, solo costaba un euro veinte y cualquier rubia despampanante posee esa fortuna y más. Ya en casa, lo vertió sobre una cazuela de aluminio, diseño ikea, de esas que utilizan las rubias despampanantes y media humanidad. Encendió la vitrocerámica, porque las rubias despampanantes tienen vitrocerámica y no esas cocinas horteras de gas, y lo colocó allí, a fuego lento, para que se fuera calentando, mientras ella se desnudaba y se ponía cómoda, pero resultona, como se ponen las rubias despampanantes para esta por casa. Cuando estaba hirviendo, lo echó en un bol, porque las rubias despampanantes utilizan boles, no cuencos ni tazones, por dios, eso sí, diseño de ikea, que son los que utilizan las rubias despampanantes y media humanidad. Él estaba borboteando cuando ella acercó su naricilla de rubia despampanante al bol y exclamó ¡hummm!, qué rico huele este consomé de pollo, y es que las rubias despampanantes toman consomés, no sopas ni caldos. A continuación, metió la cuchara en el bol, se la llevó a la boca y tragó como tragan las rubias despampanantes lo que haya que tragar, ¡hummm!, delicioso. Él no se podía creer que estuviera ahí, en la boca perfecta de una rubia despampanante, y solo esófago abajo empezó a tomar conciencia, por primera vez, de su destino final, esa cámara de los horrores donde ardería hasta desaparecer corroído por los jugos gástricos de la rubia despampanante, que eran igual de corrosivos que los del resto de la humanidad. Aunque se consoló pensando que, aun hecho mierda, y esto no es una metáfora, por fin iba a poder contemplar de cerca el apetitoso culo de una rubia despampanante.

Microrrelato sopa

Escritura creativa 8 (Tú no eres tus escritos)

Sugerencias

Tú y tus escritos no sois la misma cosa. Aquello que escribiste representa un momento importante que te atravesó, estabas despierto y, al escribir sobre ello, conseguiste capturarlo.
Aquello fue un instante, el momento, pero tú cambias.
Escribir nos hace flexibles, nos libera: no te quedes enredado en tus propios escritos, no utilices la escritura para hacerte querer.
De por sí somos buena gente, aún sin escribir ni una línea. No te hundas por una mala crítica y, eso sí, aprende, en cambio, a tolerar un apoyo sincero y positivo.
A escribir se aprende escribiendo. El talento y las capacidades se desarrollan con el ejercicio. Si quieres escribir novela, cuento o poesía, tendrás que escribir muchas novelas, cuentos y poemas, así es como se aprende.
El talento es aire y escribir es respirar: cuando escribimos estamos utilizando un talento que los humanos poseemos de sobra. No usarlo sí que es derrochar talento: el talento brota del subsuelo colectivo como el agua del manantial.
Y otro aspecto importante: cuando leas, quédate cerca de la obra original, empápate de ella, olvídate de los odiosos comentarios de texto que exigían en el colegio. Sintiendo lo que sentía el autor al escribir aquello, estás aprendiendo a escribir como él.

Disparadores de escritura

  1. Escribe una historia ilógica, absurda, que hayas vivido, que te hayan contado. Busca lo absurdo en lo cotidiano.
  2. Escribe desde la mirada ingenua y maravillada de un niño.
  3. Escribe de tu entorno cotidiano desde la mirada de un forastero.
  4. Escribe algo delirante, fragmentado, onírico.
  5. Entra en un cuadro y escribe.
  6. Gozo con… Haz una lista y luego vete escribiendo de los asuntos que hayas recogido en esa lista.

Oficio de escribir

“¡Aprovechar el tiempo!/ Ah, dejadme que no aproveche nada./ Ni tiempo ni ser, ni memorias de tiempo o de ser…/ Dejadme ser una hoja de árbol estremecida por la brisa,/ la polvareda de un involuntario y solitario camino,/ el reguero fortuito de las últimas lluvias,/ el surco que una rueda deja en el camino mientras otra no pasa,/ la peonza del niño, que apunto de parar/ oscila con el mismo movimiento de la tierra, se estremece con el mismo movimiento del alma/ y cae, como caen los dioses, en el suelo del Destino”. Pessoa.

“Hace aquí estragos… una plaga terrible cual es la del “literatismo”. Nuestros literatos no son, por lo común, nada más que literatos, y en el peor sentido en que este término puede usarse. Son gentes de oficio, despreocupadas de todo lo más hondamente humano y lo más universal, y sólo atentas a las cosas del oficio, y el oficio de literato, como tal oficio, me parece una cosa muy poco digna de aprecio”. Unamuno.

“Cuando se escribe en serio se escribe con la sangre y con el tuétano; con lo más entrañable –las entrañas– que uno tiene o es”. J. L. Sampedro.

Escritura creativa 8

Qué dicen los poetas de la poesía 2

Continúo con la recopilación de citas, dentro de la serie “Qué dicen los poetas de la poesía“:

“El poema comunica el poema, y no quiere ni puede comunicar otra cosa” Julio Cotázar

“La poesía se explica sola; si no, no se explica (…). La poesía es una aventura hacia lo absoluto”. Pedro Salinas

“Poesía es iluminación interior”. Bécquer

“La poesía hace visible lo invisible”. N. Sarraute

“El alma del poeta se orienta hacia el misterio”. Antonio Machado

“Quizá la costumbre/ te ha convertido en ese personaje/ hierático y solemne que malvive/ entre el miedo terrible a verse desnudo/ y el terrible deseo de desnudarse”. Martí i Pol

“En un libro de poemas, a veces, encuentras el hálito de un hombre que se resiste a pensar que desnudarse moralmente en público es un pecado mortal”. M. Roig.

“La poesía es el brotar espontáneo de sentimientos llenos de fuerza; se origina en la emoción cultivada en la tranquilidad”. Wordsworth

“Hay en mis venas gotas de sangre jacobina/ pero mis versos brotan de manantial sereno” A. Machado

“El poeta ha de hacerse en la visión de un largo, inmenso y razonado desbordamiento de todos los sentidos. Todas las formas del amor, del sufrimiento, de la locura: ha de buscar en sí mismo, ha de agotar en sí mismo todos los venenos, para quedarse sólo con las quintaesencias”. Rimbaud

Qué dicen los poetas de la poesía 2

Y para terminar os dejo con un poema de Julio Cortázar:

Para leer de forma interrogativa

“Has visto
verdaderamente has visto
la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa
Has tocado
de verdad has tocado
el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amas
Has vivido
como un golpe en la frente el instante el jadeo la caída la fuga
Has sabido
con cada poro de la piel has sabido
que tus ojos tus manos tu sexo tu blando corazón
había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez”

Disparador de escritura

Venga, anímate y escribe un poema en forma interrogativa. Aparca el miedo y desnuda tu alma de preguntas.