Silencio

Una mujer tan vieja como el camino de tierra por el que se acerca. Pasos lentos, negras ropas de luto por unos muertos que ya ha olvidado. Pese a la sabiduría profunda que guardan sus arrugas, nada tiene que decirnos, solo sus ojos gastados, su espalda encorvada y esos zapatos negros hablan por ella. Tan vieja como el camino de tierra por el que se aleja.

De mi libro «Microbios» (2004): DESCARGAR GRATIS AQUÍ

silenciol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *