Escritura creativa 4 (Escribe a partir de tu experiencia)

Sugerencias

Escribe a partir de tu propia experiencia, escribe desde tu propia vida. Eso no significa que nuestros escritos deban ser exclusivamente autobiográficos, ni mucho menos psicologistas o «terapéuticos», más allá de que todo arte sana, nos religa y reunifica.
Somos mucho más que el personaje, o los personajes, que la familia y la sociedad, o nosotros mismos, nos han impuesto como nuestra identidad. Cuando te sientes a escribir, cuelga del perchero a todos esos personajillos y desnuda tu alma, sé fiel a sus amores, a sus odios, a sus miedos, a sus pasiones, a sus sueños. Parte de la verdad, pero utiliza la mentira, la invención, recuerda lo que decía Antonio Machado de que «la verdad también se inventa».
Y otra cosa importante: se necesita tiempo para que la experiencia cale en nosotros. Es como un proceso de fermentación: lento e inexorable. Si se entiende esto, evita uno la ansiedad y aprende la paciencia. «El genio –decía Buffon–, no es más que una gran aptitud para la paciencia».
Por lo tanto, no tengas miedo a escribir chorradas y porquerías cuando estés escribiendo tus borradores. Es la forma de despojarse de máscaras y corazas, de centrar lo que queremos decir y afinar nuestra voz.
A veces, casi siempre, cuesta centrar lo que queremos decir, así que date tiempo, no te rindas y confía en tu capacidad de cambio y evolución. Seguramente, esa historia que persigues y llevas tiempo queriendo contar, cuajará cuando menos te lo esperas, pero te ha de pillar en el camino y en la faena.
Ah, y olvídate del éxito y el fracaso. Muchos de los grandes murieron sin que su obra hubiera sido reconocida y hoy son clásicos; y a muchos de los que triunfaron en su momento, hoy no los recuerda ni Dios.
Cada individuo es único y diferente. Con cada palabra que vaya brotando de tu mente, de tu cuerpo, de tu espíritu, configurarás tu estilo. El estilo no es más que la propia voz, única e irrepetible. Y mejor cuanto más espontánea y natural. Huye del artificio. No pretendas hacer «literatura».
Para terminar: a la hora de escribir, mantente relajado, abierto, curioso, amable y risueño. No podemos perseguir la belleza si el miedo nos atenaza.
Escribe, pues, a partir de tu propia experiencia; es decir, cultiva tu propia mirada y utiliza tu propia voz. No hay más, pero tampoco menos. Parece fácil, pero no lo es tanto. Y recuerda: en lo que ocurre y me ocurre está lo que luego se me ocurre.

Continuar leyendo

Taller de escritura creativa en Nerja

Desde el 1 de abril, de 19’30 a 21’30,
todos los viernes, en Nerja:
Taller de escritura creativa «El duende en la palabra».

¿Quieres hacer un viaje por un territorio en el que reina una libertad absoluta y donde todo puede ocurrir?
¿Te atreverías a emprender una aventura en la que el protagonista vas a ser tú?
¿Sientes el vértigo de lo prohibido, te atrae lo desconocido?
¿Te gustan los placeres y el juego?
¿Estás dispuesto a enamorarte y correr riesgos?
¿Quieres saber dónde está la magia que permite atravesar el tiempo?
¿Te gusta vivir intensamente el momento?
¿Estás dispuesto a afrontar cualquier peligro, incluso el de enfrentarte a ti mismo?
¿Crees que lo imposible puede dejar de serlo?
¿Quieres escribir sobre todo ello?

Taller de Escritura Creativa

Más información: www.elduendeenlapalabra.com
Contacto: elduendeenlapalabra@gmail.com
Taller de escritura creativa en Nerja

Zen en el arte de escribir, de Ray Bradbury

Hoy os traigo un libro que amo: «Zen en el arte de escribir«, de Ray Bradbury, autor de «Crónicas marcianas», «Fahrenheit 451» y otros muchos relatos, novelas y guiones para cine y teatro, fue editado hace años por Minotauro y en la actualidad está descatalogado, pero si rastreáis por la red, seguro que lo encontráis.

Zen en el arte de escribir, de Ray Bradbury El libro de Bradbury es un conjunto de once ensayos, escritos a lo largo de treinta años, sobre el placer de escribir. Aunque en el título aparezca la palabra «zen», podéis estar tranquilos los ateos y agnósticos, porque no es un libro sobre espiritualidad; tampoco va de técnicas literarias, aunque os será más útil que todos esos manuales que proliferan por ahí y que reducen el acto de escribir a un asunto técnico y profesional.
«Zen en el arte de escribir» es un libro sobre el corazón de la escritura, sobre la pasión, el amor y la alegría con que se debe enfocar este acto creativo que es escribir. El autor nos habla de su experiencia, de su vida, de sus cuentos, de su trayectoria, de los errores y de los aciertos; pero sobre todo nos habla de la pasión, del arrebato, del entusiasmo y la garra, del amor que han puesto siempre los grandes escritores en su obra. Porque escribir es una celebración y no una pesada tarea.
A mí me agarró desde el primer párrafo, en el que cuenta cómo a los nueve años decidió no hacer ni caso a las críticas de sus compañeros de clase porque coleccionaba historietas de cómic y seguir a lo suyo: «Eran un montón de idiotas (…). A los nueve años aprendí que hacía bien y todo el mundo se equivocaba«. Y cómo desde entonces ha sido fiel a ese niño, a sus amores, a sus odios, a sus miedos y a sus pasiones y «con esos primitivos ladrillos he construido una vida y una carrera».
Cuando te sientes a escribir, «no pienses«, nos dice Ray Bradbury. «En la rapidez está la verdad (…). Sé como una lagartija» Corre con tu papel y tu boli o con tu máquina de escribir detrás de tus personajes, agarra al vuelo ese verso como un rabo de nube y déjate llevar por los cielos de la imaginación. Disfruta. Ama la vida y déjate sorprender por ella. Utiliza los sentidos en la escritura y atraparás al lector. Haz listas de tus amores y tus odios y ponlos a trabajar para ti. Alimenta a tu musa con recuerdos y lecturas, paseos y contemplación. O aprende a cortar y pulir tu obra sin matarla.
Y sobre todo ponle: «Garra. Entusiasmo. Cuán raramente se oyen estas palabras –nos dice Ray Bradbury–. Qué poca gente vemos que viva o, para el caso, cree guiándose por ellas. Sin embargo, si me pidiesen que nombrara los elementos más importantes del carácter de un autor, aquello que da forma a su material y lo impele hacia donde quiere ir, solo podría advertirle que pusiera atención a su garra, que se fijara en su entusiasmo».
Hablando de los grandes escritores y artistas, nos dice: «Son los hijos de los dioses. Sabían divertirse trabajando. No importaba si de vez en cuando crear era difícil, qué tragedias o enfermedades les afectaban la vida más íntima. Las cosas importantes son las que nos llegaron de sus manos y sus mentes, y están llenas a reventar de vigor animal y vitalidad intelectual. Nos transmitieron sus odios y desesperaciones con una especie de amor».
«Zen en el arte de escribir«, de Ray Bradbury, te tocará el corazón de escritor y te lo abrirá de par en par, para que jamás vuelvas a dudar de ti mismo.
Os dejo con algunas frases de Ray Bradbury, gentileza de Andrea.