Celebración de la primavera

1
Sonríen tus piernas con sonrisa clara,
sonríe tu pelo con sonrisa alada,
sonríes toda tú con sonrisa de mala.


2
Cabellera negra, espesa,
para lavarla con parsimonia,
para peinarla hasta volverla seda
y ocultarme en ella una vida entera.


3
Pies pequeños,
redondos,
de dedos cariñosos,
llenos de vida,
que se alegran
o se entristecen
según el día,
que ríen
si les hago cosquillas,
que se enfadan
si los piso,
que ronronean
si los acaricio,
pies de niña pequeña,
con chispa,
que morirían en la cárcel
de un zapato de tacón alto
y punta fina.


4
Mis ojos desnudan lo que permanece oculto por tu ropa interior,
escucho tu respiración entrecortada de jadeos,
enredado en tu pelo huelo tu cuello de hembra en celo,
me esmero en la caricia como el restaurador en su lienzo
y bebo un agua hecha de todas las flores en tu cuenco.


5
Como un eremita en el desierto,
así me siento ante tu cuerpo
tendido a la luz plana
de una tarde rosácea y malva,
absorto en el movimiento
de duna de tus caderas,
en tu suave oscilación de palmera,
en tu respiración de arena.
Te recorro parsimonioso
como el tuareg sobre su camello,
ruedo por tu espalda
como un diminuto grano de arena
y creo que es un espejismo
lo que veo allí abajo.
Soy el sediento
que se sacia en tu oasis
cuando te tumbas sobre tu espalda
y abres las piernas
y en tu frente sale la luna llena
y me miras como miran
las estrellas a este planeta.


6
La serpiente agazapada espera
mientras tu fruta prohibida
se deshace en mi boca.


7
Quisiera tenerte tendida junto a mí,
desnuda para mis besos,
en esta tarde de junio
de golondrinas al viento.
Te besaría los labios,
te comería la boca,
jugaría con tu lengua
hasta volverla loca.


8
Entro en el bosque de tu pelo
y allí me quedo,
enredado en su olor a resina
y a manantial fresco,
mis manos tornean tus hombros
como el alfarero sus cuencos
mientras mi lengua recorre tu nuca
como un caracol lento,
mis ojos dibujan tu espalda,
cada centímetro del deseo,
resbalo por ella hacia ese culo
respingón y prieto
y en ese pozo me hundo sediento.


9
Noche de aquelarre,
bosque encantado,
fuegos danzando,
nuestros cuerpos desnudos
que surgen desde las raíces
y vuelan hacia lo alto.


10
Ciudad de mis apetencias más íntimas,
me adentro en ti como en zona prohibida,
paseo moroso por las avenidas de tus piernas,
me reconcilio con mis miedos en tus caderas,
me pierdo en el tráfico de tu espalda
por donde transitan todas mis fantasías.
El neón de tus hombros me encandila,
entro en callejones sin salida,
de donde me sacas con tu risa.
Hay hombres y mujeres en tus esquinas,
niños que juegan con globos
y mimos que me enseñan
el abecedario de los locos,
Hay un tren que te viaja por dentro
y que transporta todos tus vértigos.
Se encienden las farolas cuando me miras
y en tu cuerpo me quedo
como en un parque de atracciones
lo haría un niño pequeño.

celebración de la primavera

Una colección de besos en el Día Internacional del Beso

El 13 de abril cumplo años y, curiosa sincronicidad, es el Día Internacional del Beso. Además, el 13 de abril se cumple un año de la publicación de mi poemario: Besos a la carta, toda una colección de besos para que los disfrutes, solo o en compañía.

En el #DíaInternacionaldelBeso, regala “Besos a la carta”, yo te lo agradeceré y Dios te lo premiara con una inolvidable noche de sexo. “Puedes acariciar a la gente con palabras”, decía F. S. Fitzgerald. También puedes besar a la gente con palabras. Aprende cómo hacerlo en este libro.

Después de leer este libro, besarás de otra manera. Alimenta tu libido, lubrica tu imaginación, apúntate a la mejor dieta para el cuerpo y el alma a base de besos y palabras.

día internacional del beso 1

Besos a la carta te va a poner los labios de punta y la lengua revoltosa. La primavera la sangre altera y este libro te la va a poner en ebullición. No te lo pienses más y lánzate a explorar el territorio del beso.

Amor, humor y sexo son los ingredientes de este banquete literario. Un libro de poemas para saborear con placer y relamerse de gusto. Te gustará, incluso si no sueles leer poesía.

Disponible en formato electrónico (2,99 €) y papel (9,49 €). Puedes leer las primeras páginas del libro aquí y adquirirlo, si te place en: http://amzn.to/2q7kOY3

día internacional del beso 2Algunas opiniones de los lectores

Para terminar, aquí te dejo algunos de los comentarios que han hecho las personas que ya han leído el libro:

– Un libro juguetón, cantarín y besucón, que te deja apretado el pantalón.

– Un libro ideal para regalar o regalarse. Acertado hasta para los que no leemos poesía asiduamente.

– Divertido, ameno y fácil de leer, lo pondré al lado de la nevera para elegir cada día mi menú.

– Un poemario romántico sin ser empalagoso, divertido pero no cómico y una síntesis sutil hilada con ironía muy fina. Un abanico fantástico de tentaciones.

– Unos poemas traviesos que te van enredando con su humor y genialidad.

– Toda una iniciación en los misterios venusianos del beso. Con qué arte magistral de poeta picarillo nos conduce por esos caminitos de la pasión caníbal, sazonados con esa sal marinera y esa gracia tan andaluza.

– Me ha encantado, y eso que no soy amante del género. Es fresco, ligero, divertido, tierno, evocador y sugerente. Yo lo tengo de cabecero de cama.

– Genial, me ha gustado mucho, es tierno y a la vez atrevido.

– No leo nunca poesía, pero este libro me ha gustado. Muy recomendable y agradable para pasar un rato estupendo.

– Tierno, ameno, simpático, lúbrico, a ratos hilarante, a ratos produce una sonrisa íntima. Una ensalada de besos sin más pretensiones que llegar al fondo del asunto.

– Poesía fresca, juegos de palabras enlazados en besos.

– Los besos de este poemario son puro sexo y puro sobeteo. Para distinguir el sexo de la pornografía no es necesario disfrazarlo de amor, erotismo y demás abstracciones. Es suficiente con transformar el deseo en belleza, como hacen estos poemas. Porque un beso es puro sexo, los besos que disfrutamos en este poemario también lo son, sexo puro, sexo a raudales, deseos ingeniosamente cumplidos, puro placer.

– He sonreído y me he reído mucho. Simplemente genial.

– La magia de las palabras, con una especie de falsa sencillez, casi ingenuidad, adquiere en este libro todo su significado.

– Un poemario lleno de sentido del humor. Leerlo es un gusto y releerlo más.

– Un filón para componer canciones, prácticamente todas valen por su musicalidad, el tema y las imágenes que contienen. Delicioso atracón de besos el que me ha brindado su lectura.

– Original, ameno y liviano. Se agradece en estos tiempos de gente retorcida, recargada y con los egos por las nubes.

– Lo leí anoche del tirón, no pude evitarlo y sin dejar de sonreír. Ahora toca releerlo con calma, para saborearlos todos mejor.

– Para los amantes de la poesía y los que no lo son tanto. Lo recomiendo. Un libro fresco que sin duda os calentará.

– Besos a la carta es más
que un libro lleno de versos,
más que un libro lleno de besos
es poesía hecha cuerpo y caricia
apoteosis salivar
poesía para dar y tomar
poesía simplemente…para amar.

In albis

Me he quedado en blanco,
ni sé cómo me llamo,
ya no existe el tiempo,
tampoco el espacio,
ahora es todo eterno,
ahora soy silencio,
por fin en el espejo
no hay ningún reflejo,
ahora habito el centro,
ahora estoy vacío,
ahora estoy unido,
ya no existe lo otro,
ya no hay un afuera
tampoco un adentro,
ahora me he disuelto,
ya no estoy vivo
ni tampoco muerto,
ya no hay sujeto
ni tampoco objeto,
ya no existe el verbo
ni el movimiento,
ya todo es no siendo,
ya no es necesario
ni el entendimiento.
Me he quedado en blanco,
ahora es el sosiego,
ya todo es armónico,
ya todo es perfecto.

in albis