Despertar

Despertar como un ángel
con las alas desplegadas,
como se despierta un niño
con el alma lanzada,
como lo hace un día cualquiera
sin ninguna cosa pensada.
Despertar como un perro
con las orejas tiesas,
como despierta la tierra
entregada y abierta.
Despertar de la pesadilla
con una carcajada,
despertar entre espadas
y abandonar la batalla.
Despertar golondrina
y anidar en tu risa,
despertar sin gabardina
y empaparme de vida.

Disparador de escritura

Como esta semana la entrada de escritura creativa va de escribir un diario peligroso, venga, escribe cómo te despiertas tú y lo que haces nada más despertarte.

Poesía despertar

El barrendero

Va riendo y barriendo
con su escoba el barrendero
las colillas de cigarros
y las cacas de los perros,
los boletos de la loto
todos rotos en mil trozos
por unos supersticiosos.
Va riendo y barriendo,
con su escoba el barrendero,
esas chuches pegajosas
pegadas al pavimento,
pobre críos, qué alimento.
Va riendo y barriendo
pañuelitos de los mocos,
papeles publicitarios
y mogollón de envoltorios.
Va riendo y barriendo,
con su escoba el barrendero
amaneceres de ensueño,
palomas y gatos muertos
y flores de buganvilla,
esa negra pesadilla.
Hostia, amigo, veinte euros,
qué sorpresa, una compresa,
un condón y un mar de pipas,
donde paran los taxistas.
Va riendo y barriendo,
y se acuerda, de pequeño,
observando al barrendero
barriendo con el cepillo
por la acera y el bordillo,
Va riendo y barriendo
los malos humos y modos
y también los malos sueños
por las calles de su pueblo,
platicando con los chuchos,
contemplando ese trasero
que le alegra el día entero.
Va riendo y barriendo,
cuando llueve a cántaros,
cuando pega el Lorenzo,
cuando sopla fuerte el viento,
cazando luces al vuelo,
historias que no tienen
ni un final ni un comienzo.

Microrrelato barrendero

Disparador de escritura

Como esta semana la entrada de escritura creativa va de escribir a partir de la propia experiencia, escribe sobre un trabajo, un empleo o una labor que te guste hacer o que te gustaría hacer.

El barrendero

Una de esas raras ocasiones en que tengo el privilegio de ejercitar mi vocación

Carta de amor a mi ordenador

Querido ordenador:
desordenado amor,
el que te tengo yo,
qué locura de fusión.
El vértigo me atrapa,
cuando le doy a inicio,
la que se inicia soy yo.
Te beso el monitor,
saboreo tu plasma,
me como tu ratón,
te acaricio el teclado,
jodé, qué descontrol.
Me abrazo a tu torre,
menuda emoción
cuando voy y te hurgo
en el reproductor.
Tu router, un disfrute,
pedazo de enchufe,
todo el día en internet
como un pescadito
atrapado en la red.
Qué power, querido,
qué point, tu amor.
Escaneo mis morros,
escaneo mis tetas,
me escaneo entera,
soy un millón de pixels
y tú me manipulas
en tu nuevo photoshop.
Me coloco los cascos
para escucharte mejor,
qué música tu voz,
ante tu ojo webcam
me voy a desnudar.
Con tu impresora laser,
cariño, las nalgas
me voy a tatuar.
Me chiflan tus puertos
y te doy para comer
dvds y cds.
Qué decir del correo
y es que casi me corro
cuando abro el e-mail,
e-mail de miel en mi piel.
Como un poema
vas y me procesas
en tu procesador
de textos y me archivas
como un documento
en tu corazón eléctrico.
Cómo te quiero, cielo,
mira que me divierto
con tus videojuegos,
eres tan travieso.
Tú nunca me olvidas,
tienes una memoria
de ochocientas gigas.
Y es que estando contigo,
amor mío, no encuentro
nunca el momento
de cerrar la sesión.

 Poesía Carta de amor

Disparador de escritura

Como esta semana la entrada de escritura creativa va de listas, al hilo de este poemilla, os dejo otra opción: haz una lista de palabras de algún campo en concreto como la fotografía, la arquitectura, la medicina, la informática, la religión, etc., y a continuación escribe algo que no tenga nada que ver con ese mundo del que estás utilizando el lenguaje. Haz un poema místico con argot taleguero o desarrolla la conversación de dos vagabundos sentados en el banco de un parque con lenguaje burocrático. Juega a utilizar las palabras fuera de su contexto.