In albis

Me he quedado en blanco,
ni sé cómo me llamo,
ya no existe el tiempo,
tampoco el espacio,
ahora es todo eterno,
ahora soy silencio,
por fin en el espejo
no hay ningún reflejo,
ahora habito el centro,
ahora estoy vacío,
ahora estoy unido,
ya no existe lo otro,
ya no hay un afuera
tampoco un adentro,
ahora me he disuelto,
ya no estoy vivo
ni tampoco muerto,
ya no hay sujeto
ni tampoco objeto,
ya no existe el verbo
ni el movimiento,
ya todo es no siendo,
ya no es necesario
ni el entendimiento.
Me he quedado en blanco,
ahora es el sosiego,
ya todo es armónico,
ya todo es perfecto.

in albis

A tus pies

Pies pequeños,
redondos,
de dedos cariñosos,
llenos de vida,
que se alegran
o se entristecen
según el día,
que ríen
si les hago cosquillas,
que se enfadan
si los piso,
que ronronean
si los acaricio,
pies de niña,
con chispa,
que morirían
en la cárcel
de un zapato
de tacón alto
y punta fina.

a tus pies

Casi un tango

No cedas al deseo,
olvida esos ojos,
olvida ese beso,
olvida ese fuego.

No cedas al deseo,
no juegues ese juego,
congela ese momento,
entrégaselo al viento.

Despierta de ese sueño,
preserva ese amor,
disfrútalo en silencio,
el resto solo es tiempo.

Tiempo para olvidarme
de ese deseo en tus ojos,
de ese fuego en tu beso
y de este loco sueño.

casi un tango