Traidor

Traicioné a mi familia
que esperaba un higo
y fui a salir pera.
Traicioné a mis colegas
solo para que me llamaran
apestosa comadreja.
Traicioné a mis amantes
con la venenosa serpiente
con la que cohabito.
Traicioné a mi equipo
lo que es el sumun
para cualquier tipo.
Traicioné a Dios
consigo mismo
y lo tengo hecho un lío.
Y puestos a traicionar
en toda regla,
como Dios manda
y las Ordenanzas ordenan,
traicioné a mis ideas
y las abandoné
en medio de la vereda,
traicioné a mi sombra
por mentecata
y por calavera.
Y para rematar la faena
me he traicionado a mí mismo
y me he dejado por ahí tirado
como una tarde de domingo.

Por una literatura payasa

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *