Identidades asesinas, de Amin Maalouf

Hoy os traigo un libro, “Identidades asesinas“, de Amin Maalouf, Alianza Editorial, 1999, que me regaló Silvia, una amiga catalana, en aquellos años. “Identidades asesinas” no es un libro de escritura creativa, aunque toda la escritura de A. Maalouf es creativa. Incluso un breve ensayo testimonial como este.

Y os lo quiero recomendar porque me sigue pareciendo, por desgracia, un libro de rabiosa actualidad. Quizá debería ser lectura obligatoria en los institutos. No se trata de un sesudo ensayo, sino de un testimonio de uno de los más grandes escritores de nuestro tiempo. Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2010, entre otros muchos reconocimientos.

identidades asesinas

Identidades asesinas” es, como se puede leer en la sinopsis de su contracubierta: una denuncia apasionada de la locura que incita a los hombres a matarse entre sí en el nombre de una etnia, lengua o religión. Una locura que recorre el mundo de hoy desde Líbano, tierra natal del autor, hastaAfganistán, desde Ruanda y Burundi hasta Yugoslavia, sin olvidar la Europa que navega entre la creación de una casa común y el resurgir de identidades locales en países como el Reino Unido, Bélgica o España. Desde su condición de hombre a caballo entre Oriente y Occidente, Maalouf intenta comprender por qué en la historia humana la afirmación de uno ha significado la negación del otro (…).

Cuando a Maalouf se le pregunta si se siente más libanés o más francés él responde que por igual. Y no lo hace por diplomacia: “Lo que me hace ser yo mismo y no otro -dice Maalouf- es que estoy a caballo entre dos países, entre dos o tres lenguas, entre varias tradiciones culturales. Ésa es mi identidad…“. Identidades asesinas es un canto al ciudadano frente a la tribu, una llamada a la tolerancia”.

Ciento setenta y una páginas que no tienen desperdicio. Un libro que, sin duda, ayuda al diálogo y la conversación. Y es que solo en la palabra reside la esperanza de entendimiento entre los seres humanos y los pueblos. Hablemos sin miedo y escuchémonos de una manera abierta, sin juicios ni prejuicios.

Y para terminar, recordaros algo que siempre les digo a los participantes en el taller: cuando os pangáis a escribir, ya sea en grupo o a solas, dejad colgados en el perchero todos los personajes que creéis ser, el padre responsable, la madre entregadísima, la joven rebelde, el niño aplicado, la excelente profesional o el currante mosqueado, el loco de los videojuegos o el seguidor del Nerja C.F.; incluso, colgad también de ese perchero al escritor o la escritora que creéis ser.

Abandonad por un rato a todos esos personajes o personajillos y entrad en la escritura desnudos, sino en cuerpo por lo menos en alma, para ser capaces de acoger en vosotros a esos otros personajes que te están esperando.

Saber transmigrar a cualquier personaje es labor del escritor. Dibujar personajes que no sean planos, ni buenos ni malos sino todo lo contrario, es labor del escritor. Y para ello, nada mejor, como decía el gran cuentista Medardo Fraile, que tener compasión por ellos, como deberíamos tenerlo con nuestros semejante y con todo lo vivo.

Al fin y al cabo, como dice Rafael Argullol, “aquí hemos venido a representar todos los papeles de la tragedia y de la comedia”. Y cuando partamos, Dios sabe hacia dónde, no nos vamos a llevar ninguna de esas identidades.

Que disfrutéis de su lectura.

Besos a la carta, pdf gratis

Besos a la carta, pdf gratis

Aquí te dejo el enlace para descargar gratis el pdf del libro Besos a la carta, de Ricardo Sanz, con una muestra de sus poesías.

El poemario más fresco y divertido de este verano.

Amor vacilón, sexo impuro y tierno humor.

Alimenta tu imaginación, sacia tu libido.

Un libro que vas a devorar.

Y para terminar, si quieres conocer algunas opiniones de los lectores de Besos a la carta, lo puedes hacer aquí.

 

 

El silencio creador, de Federico Delclaux

El silencio creador“, de Federico Delclaux, ediciones Rialp, 1996, es un libro que contiene una magnífica selección de citas de escritores y otros artistas sobre el proceso creativo.

Machado, Valéry, Marañón, Azorín, Ortega, Hemingway, Camus, Faulkner, Lorca, Cézanne, Zola, Yeats, Valle-Inclán, Matisse, Proust, Chejov, Kipling, Gorki, Casals, Picasso, Miró, Falla, Rodin, Saint-Exupéry, Ibsen, Strawinsky, Malraux, Kandinsky, Joyce, Pound, Kafka…, son algunos de los grandes que se dan cita en este libro.

el silencio creadorUn placer escucharles hablar de sus inicios, de sus procesos de aprendizaje, de su amor a los materiales e instrumentos con los que trabajaron, del hacer silencioso que siempre hay detrás de una obra, del esfuerzo, del propósito de su labor, del ser humano y del mundo y la vida.

Un placer y mucho de lo que aprender, con lo que reflexionar, a lo que amar y por lo que disfrutar. “En el silencio contemplativo nace el fuego, y para dominar ese fuego es necesario mucho esfuerzo –nos dice, Delclaux en su introducción–. Aquel que se dedica al arte ha de hacer suyo el lento movimiento constante de lo natural, y la espera del campesino y del pastor, afanados cada día”.

Algunas perlas

Podría copiaros el libro entero o gran parte de él y hacer esta entrada interminable. Pero no os quiero entretener, os dejo aquí algunas perlas por si las queréis contemplar:

“Aquella tarde tan llena de angustia aprendí que los caminos de la belleza son místicos caminos por donde nos alejamos de nuestros fines egoístas para transmigrar en el Alama del Mundo”. Valle-Inclán

“En el mundo hay solo un heroísmo: ver el mundo tal cual es: y amarlo”. Romain Rolland

“Considero que para hacer algo en el mundo se ha de sentir amor al riesgo y a la aventura y, sobre todo, saber prescindir de eso que el pueblo y las familias burguesas llaman ‘porvenir'”. Joan Miró

“Contemplación es un conocer no pensante, sino mirante. Mirar es la forma de conocer sin más ni más. Por el contrario, pensar es la más ínfima, por así decir, la más ‘impura’ forma del conocimiento. Contemplación es, por tanto, intuir, esto es, una forma del conocimiento, que no se mueve hacia su objeto, sino que descansa en él”. Josef Pieper

“Siga, pues, cada cual su gusto y sus tendencias; de ese modo, divierta o no a los otros, conseguirá, por lo menos, divertirse a sí mismo… que no es poco. Además. que quien se divierte ejercitando su oficio tiene muchas probabilidades de divertir también a los demás”. Manuel de Falla

“Nadie puede ser un verdadero artista, si no consigue en un determinado momento liberarse de la mediocridad ambiental, de los entusiasmos a bajo precio, de las sugerencias maliciosas y de todos los aduladores influjos de la vanidad y la ambición”. James Joyce

“Cumple el arte su fin más sublime cuando nos sumerge en las tinieblas de la noche oscura del alma, para aleccionarnos con aquel extraño género de sabiduría que el gran doctor del Carmelo comprendió en tres versos, tan sencillos en la letra como hondos en el sentido: Entréme donde no supe,/ Y quedéme no sabiendo/ Toda ciencia transcendiendo“. Menéndez Pelayo

Para terminar quiero insistir que “El silencio creador”, de Federico Delclaux, es un libro ameno y útil que te va a descubrir muchos rincones del proceso creativo. Que disfrutes de su lectura.